Te extraño

Te extraño

Este lo encontré en una limpieza de papeles hace varios días. Pertenece a al camino transitado hace varios años atrás, donde todavía pensaba que el amor era sinónimo de sufrimiento. Hoy sé que el amor es mucho más que eso, pero eso se aprende solo con valentía en tu caminar.

Extraño tu cuerpo
tan cerca y lejos
Extraño el volcán
de cada beso dado

Extraño el pincel
de tus manos firmes
y los fuerte latidos
de tu pecho ardiente

El deseo poco a poco
se va de tu cuerpo
y yo aquí loca
febril de amor

Qué triste es
no conciliar el sueño
deseando tu ansia
sin respuesta alguna

Observando apagarse
el volcán de tu cuerpo
Y yo pobre diabla
Mendiga de tu amor

Confusa te extraño
Saboreando esta ausencia
Tan amargamente conocida
y mi piel sangra

Ya no me siento
única en tus manos
ya la costumbre
devora mis ansias

Extraño, te extraño
se me hunde el pecho
Cuando el deseo te aclama
Y tu indiferencia responde

Acaricias mis cabellos
como a cachorro herido
dónde está mi amado
que solo veo tu olvido

Dónde está mi amado
aquel que me hacía sentir perfecta
aquel que al mirarme palpitaba
aquel que me hacía sentir única

Dónde está mi hombre
en que infierno dormita su alma
a quien le regala su ímpetu
solo veo su armadura vacía

Que tristeza la mía
ser su muñeca de trapo
La que guarda en el cajón
Y yo  le otorgo el permiso

M. Serrano
Escrito una noche de
insonio hace años atrás

derechos reservados

 

Soy lo que soy, ángel para unos, demonio para otros. Soy lo que tú quieras ver, hermana, oyente en el camino, Bruja, salvaje, joven picara o anciana piadosa. Soy lo que tus ojos te permitan ver, soy el reflejo de los prejuicios de tu alma. Yo sé quién soy, tu solo ves lo que tu alma y tu mente reflejan ver Para ver quien soy y saber quién eres, tienes que desprenderte de muchas cosas. Todos los días yo me descubro un poco más. Es un camino sencillo y desprendido, por ende mágicamente estrecho. En el cual solo utilizas los ojos de la tal mencionada Y desconocida alma. M.Serrano Derechos reservados 23 septiembre 2016

Cuando creías que sabias el resto del camino y no era así. Cuando tenías todo planeado y solo hay una gran incertidumbre en tu espíritu. Pasan los días y el camino es más accidentado y quebradizo. No puedes ver ni siquiera la forma de tus manos. Miras hacia atrás y todo es difuso y no puedes regresar. Miras hacia al frente y no logras ver absolutamente nada. Todos llegamos a un momento en que duele caminar y solo te empuja a seguir los que dependen de ti. Pero tú que tienes que ser luz para el mundo, solo sombras habitan en tu osamenta. Este proceso que tu conoces, que tatua heridas eternas en tu piel. Heridas plasmadas en tu alma por siempre, porque la sangre te une por siempre a tu dicha o te empuja a tu infierno. Levantas la cabeza y no sabes qué hacer con la criatura llamada ilusión que cargas en tu regazo. La miras, tratas de sonreír y solo se dibuja una mueca. Les regalas sueños a tus retoños cuando los tuyos son natimuertos. Todos alguna vez caminamos entre abismos, pero algunos casi nos acostumbramos al vacío. Solo por vomitar pensamientos rotos y sin sentidos. Mañana o quizás en varios años volverá a salir el sol. M. Serrano 5 de octubre 2016.

Cuando la desilusion abre mi carne muero un poco y luego renazco sin deudas por saldar. Me levanto mas fuerte y de las cenizas que mi aliento levanta, adornando mi cuerpo. Recojo mi don y mi paga, cada quien recibira lo sembrado o lo que su corazon guardaba. Yo guerrera de muchas batallas, glorias y derrotas. Porque el fuerte no es el que gana, o el cobarde que huye, sino el que no deja la batalla del camino. Mirar hacia atras, para que, que mi maestro limpie la tierra que otros en su vileza tiraron sobre mi. El sea mi guardaespalda y me ensene a vivir el sino, que creare para mi junto a mis amados. M. Serrano derechos reservados

Lo que vale en el camino En la vida humana, las cosas con valor no se pueden comprar. El dinero te permite tener cosas efímeras y un tanto vacías. El dinero es importante, negarlo sería necio. Con el adquirimos artículos necesarios y nos facilitamos las tareas diarias. Pero no he conocido todavía a nadie rico y poderoso que sea feliz y este en paz. Lo que llena el espíritu humano no lo puedes comprar. Puedes tener todas las riquezas materiales del mundo y jamás podrás comprar amor verdadero, una mano amiga en la adversidad, la felicidad de tus hijos y amados. Tampoco puedes comprar el verdor del bosque, la energía de los arboles, el cantar de los pájaros y la magia de pertenecer al ciclo de la vida. Puedes comprar muchas cosas, aliviarte en la enfermedad y tener lujos. Pero no puedes ser inmortal, comprar amor, lealtad sincera, amistad del alma, alegría, ni salud. El dinero en exceso a veces opaca la gratitud y la percepción de todas las maravillas que nos tocan día a día como mortales. He conocidos algunas personas felices, las cuales no poseen riquezas, pero saben disfrutar la magia del camino. Mis nuevos ojos cada día me permiten disfrutar lo que antes no era visible, pero estaba. Los dolores de mi cuerpo, me permiten ver lo que antes con mi cuerpo joven no podía, era ciega. Yo estoy aprendiendo ser feliz. M. Serrano 19 /11/2014 Derechos reservados

UN DIA A LA VEZ

En mis días de mortal siento la carga de los años, la culpa, la enfermedad y el cansancio. Todos los días al levantar me digo a mi misma que el dolor es que estoy viva y sigo. Pero la verdad es algo que me digo para seguir moviéndome. La verdad odio el dolor en mi cuerpo, mis monstruos de culpabilidad por los errores cometidos devoran mi alma cuando menos los espero, los años me pesan, mi cuerpo es lento y el cansancio me hace compañía. Que si me rindo, no, si otros con sendas más pesadas que las mías siguen, porque yo tengo que detenerme. Ellos me sirven de inspiración y yo a la vez espero ser de inspiración a otros. La vida de los mortales es dura, difícil, cada uno se acuestas con sus dolores y monstruos. Nadie se escapa de los placeres e infortunios de la humanidad. Todos carecemos de algo, todos buscamos algo. Yo se, que hasta el mortal más poderoso y con su vida perfecta, vive con sus propios monstruos, solo que los oculta con oro y diamantes. Pero quienes podemos ver sobre el poder, sabemos que su abismo interno es eterno.

Pero a la vez me siento feliz y afortunada por todo lo que tengo, mi familia y amigos. Compañeros en mi senda, ya sea por años o por un simple instante. Al mirar al horizonte me siento frágil, pequeña, y al a vez inmensa. Soy una diminuta partícula de este cosmos, pero yo soy parte. Agradezco a mi Dios por todo lo recibido sin merecerlo, sin trabajarlo. A ese Dios que veo en el árbol, en el cielo, en cada animal, en el aire, en la tierra y en cada ser humano. En esa fuerza que da vida, porque el Dios que conozco está vivo, solo con mirar a la distancia lo observo desde la invisible partícula de mi cuerpo. Para mi el no está en las iglesias, ni en las personas que usan la fe como poder y ostentan de una pulcritud falsa. Porque somos hermosa mente imperfectos. Somos únicos, libres internamente algunos, pero al fin personajes de este sistema mundial de mierda, que nos miente, nos utiliza solo para sus fines mezquinos de gloria y poder. Pero a ellos también los monstruos les devoran su cuerpo y al no poseer nada se pierden en su abismo.  Sus monstruos ganan y los desplazan. Pero hasta a los monstruos les visita mi hermana la muerte. Ella no se deja llevar ni por el dinero, ni por el poder, muy justa la señora. Cada uno escoge como recibir el transito con armonía y olores placenteros, o con miedo y olor a podredumbre. Eso lo escoges en tu senda, con tu vivir, en cada caída, cada vez que te levantas, en lo que quitaste por tu maldad, pero también en lo que diste por tu bondad. Según vives tu vida así debe ser tu tránsito. Ahora me siento algo estancada, pero es temporal, yo no me voy por vencida. Solo tengo que volver a enfocarme en lo justo y abandonar caminos que solo agotan mis fuerzas en vano. No espero lo no merecido, pero si soy dueña de lo que haga en mi camino y de lo que me toque hacer por el mortal en mí senda. No levantare las manchas en mi alma, pero si tengo el poder de elegir que hacer lo que me toca, a quienes lo permitan y partir en paz, cuando termine mi senda.

Meliza Serrano

26 de mayo de 2018

Derechos reservados10344378_732056653520452_3412021813770112269_o

Yo quería más de ti

mujer-con-lobo

Tu solo querías mi cuerpo

Beberte mi fuego

un delirio pasajero

Pero yo quería más de ti

 

Quería tu sonrisa

Que tomaras mi mano

Un café sin pedirlo

Un abrazo sincero

 

Quería un como estas

Sin doble intención

Una visita sin anunciar

Una simple rosa

 

Quería un ser humano

No un macho cabrío

Un ser con alma infinita

Un humano imperfecto

 

Pero tú que mides todo

En tu plástico mundo

Que manipulas tu entorno

Estas vacío del alma

 

 

 

Yo solo quería de ti

Que transitaras a ratos

esta senda compartida

como lobos viejos

 

como dos lobos viejos

que salen de la manada

con ansia de espíritu

y alimento para su alma

 

yo solo quería de ti

lo que veo que no tienes

yo soy rio continuo

y tú, senda establecida

 

 

Meliza Serrano

22 de marzo 2018

derechos reservados, imagen tomada del internet

PORQUE

Porque ser brisa, si soy ráfaga

Porque ser lluvia, si soy huracán

Porque ser avecilla, si soy águila

Porque ser estanque, si soy caudalosa

Porque ser sombra, si soy sol

Porque ser mansa, si soy salvaje

Porque ser llana, si soy profunda

Porque ser hielo, si soy candela

Porque callar, si puedo gritar

Porque llorar, si puedo reír

Porque perder, si puedo ganar

Porque no amarte, si te amo

 

Entre porque y porque

Se me pasa la vida

Porque ser sociedad

Si soy solamente mía

 

Meliza Serrano

575cfb5ecbf62cac760758c82355b94b

 

Encrucijada

Si pudiera decirte

cuanto te amo

pero solo digo

que te quiero.

 

Si pudiera decirte

que te deseo

y solo alcanzo

un te extraño.

 

Si pudiera hundirme

en tu cuerpo

pero solo me pierdo

en tu mirada.

 

Si pudiera ser yo

tantas veces

pero soy la otra

la desconocida.

 

Al final de la batalla

entre lo que soy

y lo que debo ser

yo me pierdo entre ambas

tú te pierdes las dos.

 

MELIZA SERRANO

abismo

 

 

El amor, la vida y tu ruta

A mi edad he aprendido a ser feliz con lo que tengo, eso no significa que soy conformista o me detengo en mi ruta. Aprendí que no tendré todo lo que sueño, pero tengo más de lo trabajado como mortal. Solo con mirar a mi alrededor reconozco que poseo más de lo sudado. Así que amo a quien me ama, deseo bien, a quien no me quiere bien, perdono a quien me rompe y doy lo poco que tengo, que es demasiado. Ayudo con lo que tengo, no con lo que me sobra, trato de ser justa y empática. Recibo con bien a quien llega con verdad a mi puerta, sin máscaras, ni libretos. Le sirvo un plato en mi humilde mesa junto a mi pequeña manada. Con los años escritos he aprendido de lo malo y lo bueno. No me complico, si me amas bien, te amo, sino pues buena suerte. También puedo amar, aunque no sea correspondida, eso es lo que conozco como amar y soltar, porque el amor a veces fluye y no regresa. He aprendido que el amor ni se pide, ni se compra, ni se obliga, fluye como los ríos al mar. Que la vida y el amor son aprendizajes, que te enseña tanto el visitante de temporada, como el que se queda una vida o el que te pinta le final de la jornada. Por ende, me doy sin que me lo pidan, porque me llena, me alimenta, me nace y me llena de alegría, pero así mismo se cuándo marchar y me voy sin avisar.

Meliza Serrrano  19 junio de 2017 derechos reservados

imagen tomada de la internet

cropped-trekking2